Medicina del
sueño

Se ha descubierto que tener una mala calidad de descanso puede ser perjudicial para nuestra salud.

Uno de los campos de la medicina que más ha crecido en las últimas décadas es sin duda el estudio de las alteraciones del sueño.

Estudios

Polisomnografía nocturna (PSG): técnica neurofisiológica que estudia el sueño mediante el registro de múltiples parámetros fisiológicos. Es un estudio inocuo para el paciente, ya que no presenta ningún efecto adverso o indeseable. No existen corrientes eléctricas hacia el paciente, ni radiaciones, y se realiza sin ningún tipo de anestesia o sedación. El paciente duerme espontáneamente en el laboratorio de sueño, durante un tiempo variable, normalmente unas 8 hs., mientras el polígrafo registra y almacena las diferentes señales fisiológicas.

Profesionales

Dr. Nogueira, Facundo

Coordinador del Laboratorio de Sueño

Preguntas frecuentes

¿Roncar puede ser perjudicial para la salud?
La Electrofisiología es una sub-especialidad de la cardiología, cuyo campo es el estudio y el tratamiento de las anormalidades del ritmo cardíaco (arritmias).
¿Qué son las arritmias cardíacas?
Aproximadamente 7 de cada 10 hombres, y 5 de cada 10 mujeres roncan. En la mayoría de los casos, este ronquido aunque molesto no tiene en principio mayor relevancia. Sin embargo varios reportes médicos indican que roncar podría asociarse a un mayor riesgo de padecer hipertensión arterial. Incluso en algunas personas puede ser la manifestación de un cuadro más serio que, si no es tratado, pone en riesgo la vida del paciente. Este cuadro es conocido como Síndrome de apneas del sueño.
¿Qué son las apneas del sueño?
Es un cuadro caracterizado por la presencia de ronquido intenso, asociado a respiración irregular y/o a la aparición de pausas en la respiración durante el sueño, en general intercaladas con ronquidos intensos. Estas pausas son detectadas por la persona que comparte la habitación, pero en ocasiones genera en el paciente despertares bruscos por ahogos o sofocación que ceden rápidamente.
¿Por qué aparecen las apneas del sueño?
La garganta o faringe es la única porción de la vía aérea que no posee hueso o cartílago en sus paredes. Por el contrario, en su constitución encontramos músculo y otras estructuras blandas tales como las amígdalas, la lengua y el paladar blando. Estos músculos de la faringe, al igual que todos los músculos del cuerpo, se relajan durante el sueño, lo que hace que las paredes se vuelvan fláccidas y pasibles de colapsarse cuando el paciente inspira, momento en que el diafragma succiona el aire que ingresa del exterior. Este colapso de la faringe ocasiona una obstrucción en la vía aérea que dificulta o impide la entrada de aire en los pulmones por más de 10 segundos. La pausa en la respiración que se produce es llamada apnea.
¿Cuáles son los riesgos de padecer apneas del sueño?
En cada pausa respiratoria deja de entrar aire a los pulmones, como consecuencia de ello baja el oxígeno en la sangre y en forma refleja se incrementan la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Si este fenómeno se sostiene en el tiempo, todo el organismo padece la falta intermitente de oxígeno y el aparato circulatorio sufre una sobrecarga en su trabajo producto de la taquicardia e hipertensión arterial que se genera.
Se ha demostrado que las apneas del sueño incrementan el riesgo de padecer hipertensión arterial, arritmias, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, muerte súbita y ataques cerebrales. A su vez, se afecta el metabolismo de la glucosa con mayor riesgo de hiperglucemia y diabetes.
Por otra parte, las apneas causan “microdespertares” muy breves e indetectables para el paciente, pero que impiden que el cerebro pueda descansar apropiadamente. Es por ello que muchos enfermos refieren cada mañana que no han descansado bien, que el sueño no ha sido reparador, que tienen embotamiento y a veces cefaleas matutinas e incluso pueden presentar mucho sueño o cansancio durante el día. En estos casos se evidencia un mayor riesgo de presentar accidentes de tránsito o laborales, y una merma en la capacidad de atención, concentración y pérdida de memoria.
¿Se puede prevenir?
La obesidad constituye el principal factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad. Aproximadamente el 70% de los pacientes con apneas del sueño presentan sobrepeso. El descenso de peso es una medida efectiva para evitar o, en algunos casos, revertir este cuadro.
¿Tiene tratamiento?
En la actualidad contamos con medidas muy efectivas para tratar estos trastornos. En los cuadros más leves se indica descenso de peso y modificación de diferentes hábitos de sueño, así como también la evaluación de la vía aérea superior para descartar factores mecánicos que puedan predisponer a la aparición de este cuadro. Existen también dispositivos orales que adelantan el maxilar inferior durante el sueño, aumentando así la luz de la faringe. En los casos más graves, el tratamiento de elección es la utilización durante el sueño de un equipo de CPAP (se pronuncia cipap), que consiste en un dispositivo compuesto por un silencioso compresor (similar a un nebulizador ultrasónico) que genera aire a determinada presión, el cual se conecta a la vía aérea mediante una manguera flexible y una máscara que se sujeta a la nariz. De esta manera, el CPAP entrega aire a la vía aérea que la mantiene abierta toda la noche y evita el colapso de la misma y la aparición de apneas. Este tratamiento produce la desaparición inmediata de las apneas y previene sus consecuencias, al tiempo que mejora la calidad y efectividad del sueño. Cerca del 80% de los pacientes tratados se adaptan correctamente al tratamiento y manifiestan una mejoría clínica significativa.