Endoscopía

El Sanatorio Finochietto trabaja junto con el Centro de Gastroenterología y Endoscopía (GEDYT).

El Centro de Gastroenterología y Endoscopía, un centro dedicado a la prevención y atención de pacientes con enfermedades digestivas, y la capacitación de especialistas en un marco de permanente actualización tecnológica y científica, formador de indicadores y normas de la especialidad.

Estudios

  • Endoscopía alta diagnóstica y/o terapéutica.

  • Endoscopía baja diagnóstica y/o terapéutica.

Profesionales

Dr. Caro, Luis

Dr. Cerisoli, Cecilio

Dr. Manzotti, Leandro

Dra. Bauer, Irma

Dra. Del Cantare, María Eugenia

Dra. Dova, Guadalupe

Dr. Fuster, Mauricio Hernán

Dr. Krause, Martín

Dr. Manzotti, Leandro Nicolás

Dra. Senderovsky, Melisa Tamara

Preguntas frecuentes / Endoscopía digestiva alta

¿Qué es la endoscopía, también conocida como videoendoscopía, endoscopía digestiva alta, VEDA, VEDG o esofagogastroduodenoscopía?
Es un procedimiento endoscópico que permite examinar la cara interna de la parte alta del tracto gastrointestinal, compuesto por el esófago, el estómago y el duodeno. Se utiliza un tubo delgado y flexible llamado endoscopio, que posee una lente propia y cámara de televisión integrada a un circuito computarizado digital. El mismo es colocado por la boca para la visualización de la mucosa y/o la grabación del estudio para su archivo y la toma de fotos (si fuera necesario ante la presencia de alguna patología).
¿Qué son las arritmias cardíacas?
Son alteraciones del ritmo cardíaco, ya sea por la presencia de frecuencias anormalmente altas (taquicardias), bajas (bradicardias) o ritmos irregulares. En condiciones normales las cámaras cardíacas, aurículas y ventrículos laten coordinadamente. Cuando se presentan problemas en el sistema eléctrico cardíaco, la generación y/o conducción de los impulsos es anormal y consecuentemente se generan arritmias.
¿Por qué se realiza?
Generalmente, para evaluar síntomas de dolor abdominal, náuseas, acidez, ardor, vómitos o dificultad para deglutir. Es el mejor examen para hallar la causa de sangrado del tracto gastrointestinal superior. Es más precisa que los rayos X en la detección de inflamación, úlceras y estadios iniciales de tumores de esófago, estómago y duodeno, permitiendo además distinguir entre condiciones benignas y malignas, realizando biopsias (pequeñas muestras de tejidos) de las áreas sospechosas. Aunque las biopsias también se toman por otras causas, tales como detectar un microorganismo (Helicobacter Pylori), responsable de un porcentaje alto de úlceras duodenales, gastritis y/o sintomatologías de acidez o ardor.
¿Qué preparación requiere?
Para un examen seguro, el estómago debe estar completamente vacío. No se deben comer sólidos durante 8 hs. Solamente puede tomar agua o té claro, hasta 3 horas antes del estudio. Es importante consultar con el médico de cabecera en caso de modificar la medicación habitual antes del procedimiento. Principalmente en caso de ser alérgico a algún fármaco, si se toma aspirinas o anticoagulantes o si se tiene alguna enfermedad importante que pudiera requerir atención especial. En caso de ser diabético, se puede ingerir un caramelo ácido y disolverlo en la boca hasta una hora antes del estudio. Si se trata con insulina, deberá comentarlo con el médico de cabecera. Por favor, tener presente que si no se cumplen cuidadosamente las instrucciones, es posible que el estudio deba ser reprogramado.
¿Qué sucede durante la endoscopía?
El paciente es ubicado sobre su costado izquierdo y se le introduce el endoscopio por la boca, que pasa del esófago al estómago y al duodeno. El endoscopio no interfiere con la respiración durante el examen. El estudio dura entre 20 y 30 minutos, aproximadamente. En algunos casos, el paso del endoscopio a lo largo de la totalidad del tracto digestivo no puede lograrse por razones técnicas. En ese caso, el médico decidirá si este examen es suficiente o si requiere complementarlo con otro procedimiento.
La endoscopía es realizada con el apoyo de técnicas anestésicas, administradas por médicos anestesiólogos, con el objeto de brindar confort al paciente, facilitar las maniobras del médico y permitir una excelente tolerancia al estudio. Estas técnicas permiten una rápida recuperación y deambulación, aunque exige nestar acompañado para retirarse, no ingerir alcohol y no conducir por 12 hs.
¿Qué ocurre después?
Luego de realizado el procedimiento, el paciente aguardará en la habitación de recuperación unos 15 o 20 minutos, hasta que la mayoría de los efectos de la medicación hayan desaparecido. En ocasiones puede sentir molestias en la garganta por algunos minutos. Antes de retirarse, se le entregarán las instrucciones de alta.
Marcapasos cardíaco (MCP) ¿Qué es y por qué necesito uno?
Normalmente, el corazón late a una frecuencia entre 60 y 100 latidos por minuto y se incrementa con el ejercicio o el estrés. Sin embargo, en ocasiones, diversos trastornos pueden provocar un defecto en la generación del impulso, o bloqueos que pueden producir que el corazón se contraiga muy lentamente o falle en acelerar su frecuencia durante una actividad, impidiendo un suministro adecuado de flujo sanguíneo a todo el organismo. Cuando esto ocurre, recomendamos el implante de un marcapasos cardiaco para ayudar al corazón a latir a una frecuencia adecuada.
Se trata de un pequeño dispositivo electrónico a batería que se implanta quirúrgicamente en el tórax, o en casos excepcionales en el abdomen, para monitorear en forma continua la actividad eléctrica cardíaca, y entregar de ser necesario, impulsos eléctricos para mantener una frecuencia cardíaca apropiada. Algunos tienen la capacidad de “respuesta en frecuencia”, lo que significa que pueden detectar cambios en el nivel de actividad física y automáticamente incrementar o disminuir la frecuencia cardíaca para adaptarse a las necesidades del organismo en cada momento.
¿Cuáles son las complicaciones posibles?
La endoscopía es un procedimiento seguro. Pueden presentarse complicaciones, pero son inusuales cuando es realizada por médicos especializados y con entrenamiento permanente. El sitio de la biopsia o el lugar de donde se extrajo un pólipo podría sangrar. El sangrado suele ser mínimo o inexistente y no tiene consecuencias. Excepcionalmente, deben implementarse otras medidas terapéuticas.
Algunos riesgos potenciales incluyen complicaciones debidas a enfermedades cardíacas o pulmonares. Las complicaciones mayores, como una perforación (laceración de la parte del tubo digestivo que pudiera requerir cirugía reparadora), son totalmente infrecuentes. Signos de alarma: fiebre, dificultad al tragar, dolor de garganta, pecho o abdominal.

Preguntas frecuentes / Colonoscopía

¿Qué es la colonoscopía, también conocida como videocolonoscopía, fibrocolonoscopía, endoscopía baja, VCC?
Es un procedimiento endoscópico que permite examinar el colon para detectar anormalidades. Se utiliza un tubo delgado y flexible llamado colonoscopio, que posee una lente propia y cámara integrada a un circuito computarizado digital. El mismo es colocado por el ano para la visualización de la mucosa colónica y/o la grabación del estudio para su archivo y la toma de fotos (si fuera necesario ante la presencia de alguna patología).
¿Qué preparación requiere?
Para un examen seguro, el colon debe estar totalmente limpio. Para ello, el médico le dará instrucciones detalladas con respecto a la dieta y a la rutina de limpieza intestinal. Habitualmente, la preparación consiste en la ingesta de una solución evacuante o un laxante especial. Por favor, seguir las instrucciones cuidadosamente, ya que de no hacerlo o hacerlo de manera parcial, el procedimiento sería suspendido y debería repetirse en otra oportunidad. Hay algunas situaciones particulares que se deberá informar al médico (ejemplo: si fuera portador de una colostomía, diabético, se encontrara bajo tratamiento anticoagulante o tuviera indicada una polipectomía) ya que pueden modificar la preparación. De padecer alguna otra enfermedad, rogamos comunicarlo a efectos de recibir un mejor asesoramiento.
¿Qué ocurre si el paciente toma diariamente una medicación?
La mayoría de las medicaciones se pueden continuar de manera habitual, pero algunas pueden interferir con el examen o la preparación. Días previos al procedimiento, se deberá informar acerca de las medicaciones al médico de cabecera, así como de cualquier tipo de alergias. Los productos a base de aspirina o hierro para la artritis, anticoagulantes y/o insulina, y antibióticos por procedimientos dentales son algunos ejemplos de medicamentos cuyo uso deberán ser considerados previamente por el médico.
¿Qué ocurre durante la colonoscopía?
Generalmente es bien tolerada y rara vez causa excesivo dolor. A menudo se siente presión abdominal, distensión o retorcijones durante el procedimiento. El paciente es ubicado en posición lateral o acostado boca arriba y se le introduce el colonoscopio por el ano, recorriendo el intestino grueso. La cámara de video integrada permite visualizar las paredes y registrar el estudio en una pantalla. A medida que el colonoscopio se retira, la cara interna se examina una vez más. El estudio dura entre 20 y 40 minutos, aproximadamente. En algunos casos, el paso del endoscopio a lo largo de la totalidad del colon no puede lograrse por razones técnicas. En este caso, el médico decidirá si este examen es suficiente o si requiere complementarlo con otro procedimiento.
¿Qué sucede si la colonoscopía muestra algo anormal?
Si el médico necesita evaluar con mayor detalle un área del intestino, se introducen pinzas a través del colonoscopio para obtener una biopsia (muestra de la cara interna del colon) que se envía al laboratorio para ser analizada. Si el motivo del estudio es identificar los sitios de sangrado, estas áreas pueden controlarse inyectando algunas sustancias o coagulando los vasos sanguíneos sangrantes. Si se encuentran pólipos, dependiendo de su tamaño y características, generalmente se extraen. Estos procedimientos son usualmente indoloros ya que el intestino es solamente sensible al estiramiento o tracción. Las biopsias se hacen por muchas razones diagnósticas y no necesariamente significa que se presuma cáncer.
Si el paciente supiera con antelación que es portador de un pólipo, deberá contactar al endoscopista, quien podría solicitarle estudios complementarios. La colonoscopía es realizada con el apoyo de técnicas anestésicas para brindar confort al paciente, facilitar las maniobras del médico y permitir una excelente tolerancia al estudio.
Esta técnica permite una rápida recuperación y deambulación, aunque exige estar acompañado para retirarse, no ingerir alcohol y no conducir por doce horas.
¿Qué son los pólipos y por qué se extraen?
Son crecimientos anormales de la cara interna del colon que varían en tamaño, desde un punto hasta varios centímetros. La mayoría son benignos (no cancerígenos), sin embargo, todos los pólipos extraídos se envían al laboratorio para ser analizados. La extracción de pólipos del colon es un medio importante para prevenir el cáncer colorectal. En contadas ocasiones, el pólipo cortado no se puede recuperar y el paciente es instruido para su recupero, debiendo prestar especial atención en la evacuación (en chata u otro elemento).
¿Cómo se extraen los pólipos?
Los pequeños, pueden destruirse totalmente por medio de electrofulguración. Los más grandes, se extraen con una técnica llamada polipectomía. El médico introduce un ansa a través del colonoscopio y corta la unión del pólipo con la pared intestinal, por medio de una corriente eléctrica, sin producir dolor durante el procedimiento.
¿Qué ocurre después de la colonoscopía?
Luego de realizado el procedimiento, el paciente aguarda en la sala de recuperación unos 15 o 20 minutos, aproximadamente, hasta que la mayoría de los efectos de la medicación desaparecen. Antes de retirarse, se le entregan las instrucciones de alta.
¿Cuáles son las complicaciones posibles?
Existe una tasa muy baja de complicaciones. Una infrecuente es la perforación o laceración de la pared intestinal, que podría requerir cirugía en contadas ocasiones. El sitio de la biopsia o de la polipectomía puede sangrar. Generalmente, esta es una complicación menor y se resuelve por sí misma o se controla a través del colonoscopio, con técnicas adecuadas. Rara vez se requiere de internación. Otros potenciales riesgos incluyen complicaciones debidas a enfermedades cardíacas o pulmonares previas, aunque son excepcionales y es importante conocer los signos precoces de cualquier posible complicación.
Signos de alarma: dolor abdominal agudo, fiebre y escalofríos, sangrado rectal de intensidad variable, dolor de garganta, pecho o abdominal.