Cirugía
cardiovascular

El equipo de Cirugía Cardiovascular es referente en este campo en Argentina. Liderado por el Dr. Carlos Nojek.

Se destaca por tener la mayor y más antigua experiencia en el país en las reconstrucciones plásticas de las válvulas mitral y aórtica; en el ámbito de las cardiopatías congénitas en adultos y por la experiencia acumulada al tratar integralmente y por igual a pacientes pediátricos y adultos.

Profesionales

Dr. Nojek, Carlos

Dr. Rodríguez, Walter

Preguntas frecuentes

¿Qué es una cirugía a “corazón abierto”?
Tanto la mayoría de las cardiopatías congénitas como las afecciones de las válvulas mitral o tricúspide requieren la apertura de alguna de las 4 cavidades del corazón para su reparación. Para la reparación de la válvula aórtica, sólo se requiere realizar una incisión sobre la aorta, que es la gran arteria que nace en el corazón, y que dará lugar a todas las demás arterias que nutren los órganos. Por el contrario, la cirugía de bypass coronario no requiere la apertura del corazón o de la aorta, ya que las arterias coronarias transcurren por la superficie del corazón.
¿Qué es un bypass coronario?
El bypass o puente coronario es una cirugía que crea una ruta alternativa en una arteria bloqueada para que la sangre llegue al corazón. Pensemos el sistema arterial como una red hídrica con conductos que llevan agua a diferentes zonas de una ciudad. Con el tiempo es posible que algún conducto se obstruya con sarro y afecte a los inmuebles cuya provisión de agua depende de esa cañería. Remover el sarro no es posible. Devolver el diámetro interno del hidroducto dilatando su diámetro total tampoco, pero sí es posible en una arteria, y es así como actúa la angioplastia. Otra opción es reemplazar la porción afectada del conducto, lo cual se hace en hidráulica pero no es viable en cardiología. La última alternativa es establecer una conexión entre el segmento previo a la obstrucción y el segmento posterior a la misma utilizando otro conducto. Eso es un bypass o puente. El cirujano cardiovascular puede optar entre diferentes arterias o venas del organismo del paciente para realizar los puentes. Los más empleados son la arteria torácica interna, la arteria radial y la vena safena interna, aunque también pueden emplearse la arteria gastro-epiploica, la arteria epigástrica y la vena safena externa.
¿Cuánto tiempo demora una cirugía cardíaca?
Incluyendo el tiempo de preparación en quirófano, dura aproximadamente 4 hs., dependiendo de la complejidad de la intervención. Algunas de ellas pueden requerir el doble de tiempo o más.
¿Cuánto tiempo hay que estar internado?
Inmediatamente luego de la intervención, los pacientes son trasladados a una Unidad de Cuidados Intensivos con cardiólogos especialistas en Recuperación Cardiovascular, donde permanecerán alrededor de 48 hs. Durante ese período, se controlan los parámetros vitales a través de sondas y catéteres (colocados durante la cirugía), electrodos y sensores. Se realizan análisis de sangre, placas de tórax y ecocardiografía. En casos especiales pueden requerirse estudios más complejos. El objetivo en estas primeras horas es descartar la aparición de complicaciones y, de surgir, corregirlas lo antes posible (que es cuando mayores chances de reversión hay). Transcurrido un tiempo prudencial de estabilidad clínica, se interpreta que el paciente tiene un muy bajo riesgo de presentar complicaciones, por lo que, progresivamente, se van retirando los dispositivos de monitoreo para trasladarlo a una habitación común. En esta segunda etapa, el propósito es que el paciente vuleva a tener autonomía por sus propios medios al tiempo que recibe instrucciones acerca de los cuidados que deberá tener.
¿Cuándo se puede volver a realizar la actividad habitual?
Dependiendo de las características biológicas de cada individuo, la complejidad del postoperatorio y el tiempo de internación hospitalaria, un paciente recupera su plenitud en un plazo de entre 30 y 90 días. El síntoma más frecuente (y más limitante) es la astenia (cansancio), propia de toda cirugía mayor, potenciada en muchos casos por la presencia de anemia. El dolor suele ser mayor los primeros días después de la cirugía y fácil de mitigar con diversos analgésicos. Tras el alta, el requerimiento de analgésicos es realmente bajo. En este período, el paciente debe realizar actividad física liviana (como caminar) y, durante el primer mes, evitar realizar fuerza con los brazos (para facilitar una rápida cicatrización del esternón). También durante los primeros 30 días se desaconseja conducir automóviles y viajar en autobús.